La Danza Eterna

“Para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros…” (Jn. 17:21)

El centro y la matriz del universo no es un cerebro o un monasterio, es una danza, un ballet, una pericoresis, una interacción de amor entre Padre, Hijo y Espíritu Santo que es tan bella, tan exuberante, tan maravillosa que el Trino Dios se propuso crearnos para que nos integremos a la danza y participemos de la eterna comunión trinitaria. ¿Habrá algo más asombroso?
–Jorge Schulz
Published in: on 30 mayo 2010 at 9:21 am  Comments (1)  
Tags:

¿De qué tienes miedo?

10-1

La pregunta que te hace el evangelio de la gracia sencillamente es esta: ¿Quién te separará del amor de Cristo? ¿De qué tienes miedo?

¿Tienes miedo que tu debilidad te podía separar del amor de Cristo? No puede.

¿Tienes miedo que tus insuficiencias te podían separar del amor de Cristo? No pueden.

¿Tienes miedo que tu pobreza interior te podía separar del amor de Cristo? No puede.

¿Un matrimonio difícil, soledad, ansiedad respecto al futuro de los hijos? No pueden.

¿Una baja auto estima? No puede.

¿Adversidad económica, odio racista, delincuencia? No pueden.

¿Rechazo de seres queridos o el sufrimiento de seres queridos? No pueden.

¿Persecución de parte de autoridades, encarcelamiento? No pueden.

¿Guerra nuclear? No puede.

¿Errores, temores, incertidumbres? No pueden.

El evangelio de la gracia clama: Nada podrá jamás separarte del amor de Dios hecho visible en Cristo Jesús, nuestro Señor.

-Brennan Manning

La fe y el gozo

Lo contrario del gozo
no es la tristeza.
Es la incredulidad.

–Leslie Weatherhead

Published in: on 19 mayo 2010 at 10:18 pm  Dejar un comentario  
Tags: , , ,

He cruzado la raya

Pertenezco a la comunión de los decididos. En mí está el poder del Espíritu de Dios. He tomado el paso; he cruzado la raya. La decisión está hecha. Soy discípulo suyo.

Mi pasado has sido redimido, mi presente tiene significado y mi futuro es seguro. He terminado con vivir bajo, andar por vista, enfocarme en metas minúsculas, y conformarme con una vida mediocre.

No tengo necesidad de preeminencia, prosperidad, aplausos o popularidad. No necesito ser el primero, el mejor o el preferido. Vivo por fe, me apoyo en Sus promesas, me alimento de Su Palabra, y camino en Su poder.

Mi propósito es fijo, mi paso ligero, mi destino el cielo, mi camino angosto, mis compañeros pocos, mi misión clara, y mi Guía infalible. He puesto mi mira en las cosas de arriba, mi tesoro en el cielo, y mi mano al arado. No voy a mirar atrás, rendirme, detenerme o callarme.

No voy a desistir hasta que he peleado la batalla, acabado la carrera y guardado la fe. Soy discípulo del Señor Jesucristo. Él es mi vida, mi gozo, mi tesoro, mi fuerza y mi salvación. Le voy a servir, seguir, alabar y darle a conocer hasta que me lleve a Su presencia. Y cuando Él venga por los suyos, no tendrá dificultad en reconocerme—pues Él es mi Señor.

 –Anónimo

Published in: on 15 mayo 2010 at 8:13 pm  Dejar un comentario  

El propósito central

Si no percibimos y mantenemos siempre presente el propósito central de Dios de reunir todas las cosas en Su Hijo, no dejaremos de correr el peligro de ser arrastrados por los propósitos menores de Dios, o por algunas distracciones peores.

–Rick Joyner


Published in: on 4 mayo 2010 at 10:31 pm  Dejar un comentario  
Tags:

Como si no hubiera otros

“Un Dios infinito puede dar todo de Sí a cada uno de Sus hijos. El se distribuye no para que cada cual tenga una parte, sino para darse a cada uno por completo, como si no hubiera otros.”

       –A. W. Tozer

Published in: on 3 mayo 2010 at 10:36 pm  Dejar un comentario  
A %d blogueros les gusta esto: