El mensaje central

El mensaje central del libro entero
(el Nuevo Testamento) es el llamado:
“¡Pongamos los ojos en Jesús!”

–Eric Sauer

Published in: on 28 mayo 2012 at 9:01 pm  Dejar un comentario  
Tags: ,

Donde buscar

Busca dentro de ti
y encontrarás soledad
y desesperación.
Busca más bien a Cristo
y encontrarás a Él y
a todo lo demás.

–C. S. Lewis

¿En qué consiste el cristianismo?

El cristianismo no es una ideología, un conjunto
de proposiciones intelectuales al cual adherirse.
El cristianismo es la vida de Jesús
manifiesta en humanidad.

–Steven Crosby

La verdad es una Persona

La palabra de Dios afirma que la verdad nos hará libres, pero cuántas veces la verdad para nostros no pasa de ser una mera doctrina. Nuestros ojos no han sido abiertos para ver a Cristo.

–Watchman Nee

Encontrando el Centro

Sólo existe un centro seguro y certero de la experiencia cristiana, doctrina y testimonio—y es Jesucristo. Ubícate en cualquier otro punto, y por más bueno que sea, te volverás desequilibrado. Ubícate con Él y mantendrás tu equilibrio, porque todos las cosas en Él subsisten.

–Vance Havner

No dejarse distraer

El Camino no es un principio o una fórmula, sino una Persona. Caminar en la Verdad no es asimilar y ponerse de acuerdo con ciertas verdades espirituales, más bien es seguir a una Persona…

Nuestra meta va más allá
de conocer el libro del Señor;
es conocer al Señor del libro.

Podemos memorizar la Biblia sin conocer a la Palabra Misma. Jesús es la Verdad . . . Nunca más debemos permitir que nosotros seamos distraídos de la sencillez de la devoción a Cristo Mismo.

–Rick Joyner

La Biblia, el pesebre y Cristo

Martín Lutero dijo que la Biblia es el pesebre en el cual se encuentra a Cristo. Sin el pesebre no encontrarás a Cristo, pero no debes confundir a Cristo con el pesebre. Amamos la Biblia porque en ella encontramos a Jesús, pero no sostenemos una relación con un libro, sino con la Palabra viva, Jesucristo.

–Derek Flood

La Biblia nos conduce a Él

Nuestra vida no proviene de la Biblia; proviene de Jesús. Aquellos que escribieron la Biblia escribieron para dar testimonio de Él. Los profetas del Antiguo Testamento señalaron hacia adelante a Él; los autores del Nuevo Testamento nos dirigen hacia atrás a Él. Si hemos de entender lo que ellos escribieron, debemos encontrar a Aquel a quien ellos encontraron.

–Francis Frangipagne

La Revelación de Dios

La Revelación de Dios
no es un libro o una doctrina,
sino una Persona viviente.

–Emil Brunner
(1889 – 1966)

El tema central

Cristo no es otro personaje en la Biblia. Él no es los capítulos 23-25 en una novela de 30 capítulos. Él es la novela. Él es el único personaje que necesitamos conocer. El libro entero tiene que ver con presentárnoslo en cuadros y lenguaje que podemos entender.

–Michael Spencer

La Verdadera Palabra

No es la Biblia, sino Cristo Mismo, quien es la verdadera Palabra de Dios. La Biblia, leída en el espíritu correcto y con la guía de buenos maestros nos conducirá a Él.

–C. S. Lewis

El océano en una botella

Jesucristo es como un vasto océano. Él es demasiado inmenso para explorarlo plenamente, y demasiado rico para compenderle por completo. La maravilla del evangelio es que la botella está en el océano, y el océano está en la botella.

-Leonard Sweet, Frank Viola

El único aplauso

No interesa si el mundo
se enteró o aprueba o entiende . . .
el único aplauso que tenemos
que buscar es de las manos
que llevan las marcas
de los clavos.

–B. J. Hoff

Published in: on 7 mayo 2012 at 10:53 pm  Dejar un comentario  
Tags: , ,

La única clave

No tengo ningún secreto para la Vida Cristiana, sino Cristo. No tengo ninguna clave, sino Cristo. No tengo ninguna técnica, sino Cristo. No tengo ninguna vida, sino Cristo — porque ya no vivo yo, mas Cristo vive en mí (Gálatas 2:20a). En Él, por Él, a causa de Él . . . podemos entrar al Reino.

–Chip Brogden

Es Cristo

Desde el día de Pablo, mucha de la actividad cristiana ha sido promover un movimiento, difundir una enseñanza, llevar adelante los intereses de una institución. Pero el propósito de Dios no es establecer un movimiento en la tierra y conseguir seguidores, adherentes, miembros, apoyo. No es una institución . . . No es un testimonio . . . No es la denominación, ni la “no denominación”, ni la “interdenominación”. No es el cristianismo. No es “la obra”… No es una misión.

Es Cristo . . . Si esta verdad hubiera permanecido central y preeminente, todos los terribles celos desintegradores nunca habrían tenido una oportunidad; la lamentable confusión que hoy reina en el cristianismo institucionalizado nunca habría existido. Es porque algo específico en sí mismo—un movimiento, una misión, una enseñanza, un testimonio, una comunión—ha tomado el lugar de Cristo. Las personas han salido para promover ESTO, para proyectar AQUELLO, para establecer lo OTRO. No se admitiría, no obstante es verdad, que hoy no es tanto el énfasis en Cristo como en nuestra obra.

. . . Si Cristo, el Hijo del amor de Dios, es central y supremo en el corazón del creyente, todo lo demás se desmoronará. Las cosas que dividen se esfumarán en tanto que no son controversias con el Señor . . . son cosas que no pueden morar donde hay una revelación interior plena del Señor Jesús.

–T. Austin-Sparks

Encontró a Jesús

En la India la historia de Sadhu Sundar Singh es muy conocida. El se convirtió a Cristo y su vida fue una gran luz para Dios. Una vez un catedrático agnóstico le hizo una entrevista con la intención de mostrarle su error en cambiar de religión. Le preguntó a Singh, “¿Qué es lo que Ud. encontró en la religión cristiana que no pudo encontrar en su religión anterior?”

Sundar Singh contestó: “Encontré a Jesús.”

“Sí, entiendo,” dijo el profesor con algo de impaciencia, “pero, ¿cuáles son los principios o doctrinas especiales que Ud. encontró que no había tenido antes?”

Sundar Singh se mantuvo firme en su respuesta y respondió: “Lo especial que encontré en el cristianismo es JESÚS.”

A %d blogueros les gusta esto: