Dando en el Clavo

martin-luther-lutheran-clipart-1Fue un gran momento cuando Martín Lutero clavó los 5 puntos del calvinismo a la puerta de Wittenburg. Impulsado por una gracia irresistible y conforme a la elección incondicional, el intrépido monje alemán denunció la depravación total de la iglesia romana. Aunque fue una explicación limitada, gracias a la perseverancia de los santos, los cinco puntos llegaron a crecer en número hasta ser 95 en total. Luego vino Jacobo Arminio y, de su libre albedrío, agregó cinco más, redondeando el número a cien—tal como afirma la Escritura en la parábola de las cien ovejas. Algunos, sin embargo, dudaron que este individuo holandés estuviese entre los predestinados desde antes de la fundación del mundo, e insistían que era una oveja perdida. Bueno, ahí andamos los protestantes; somos una tribu interesante—y no siempre lo damos en el clavo.

–J. O. Schulz

Anuncios

Gracia Destilada y Pura

9d3cb45da35d4cef13ab59d50077a500La Reforma fue una época en que los hombres se cegaron, se embria-garon porque descubrieron, en el polvoriento sótano de la parte final de la Edad Media, una preciosa bodega que tenía mil quinientos años, con doscientas botellas de gracia, de Escritura pura y destilada.

Con sólo beber un sorbo, todos se convencían de que Dios nos salva, sin condición. La palabra del evangelio—después de tantos siglos de intentar llegar al cielo preocupándose por su autoperfeccionamiento—repentinamente resultó ser el llano anuncio de que los salvos ya estaban en casa, antes de partir . . .

–Robert F. Capon

Amados y Valiosos

lutero-amor-de-dios

Published in: on 26 octubre 2016 at 1:45 pm  Dejar un comentario  
Tags: , , ,

¿Qué te hace sentir que eres “alguien”?

freedom5

¿Qué te hace sentir que eres “alguien”?

¿Un carro de lujo?

Un día quedará hecho chatarra.

¿Una buena suma en el banco?

Al final no llevarás ni un centavo.

¿Un título profesional?

Algún día ese cartón quedará en la basura.

¿Un cargo importante?

Un día ese cargo será tomado por otro.

¿Tu atractivo físico?

La vejez y la muerte pondrán fin a ello.

Ninguna de estas cosas te hace “alguien”.

Hay un solo tesoro que hace que seas “alguien”—Y ES SER AMADO POR DIOS.

0_4a465_6db3926_xxl-1

Por la redención del Señor Jesucristo cada creyente se encuentra amado por Dios con la misma intensidad de amor que el Padre le tiene a su Hijo amado—¡y más grande amor no hay! Gracias a Nuestro Salvador nos encontramos bajo el torrente del infinito, inalterable, inagotable amor de Dios. Somos objetos de un amor que no podemos explicar, no podemos medir, y nunca podemos perder.

Y eso vale más que todo el oro del mundo.

Ser el amado de Dios es lo único que de verdad te hace “alguien”.

¿Qué más puedes añadir a tu currículo que esté por encima de eso?

–Jorge Schulz

Acuérdate

809768-bigthumbnail-copy-2Acuérdate que tienes tan sólo un alma; que tienes tan sólo una muerte que morir; que tienes tan sólo una vida, la cual es corta y tiene que ser vivida únicamente por ti; y que no existe más que una sola gloria, la cual es eterna. Si haces esto, habrá muchas cosas de las que no te vas a preocupar.

–Teresa de Avila
(1515-1582)

Evitando el Contagio

cuvy4ecwgaapklf

En nada indigno fijaré mi ojos;
odio el proceder de los rebeldes,
no dejaré que me contagie.

–Salmos 101:3 (BLPH)

Published in: on 14 octubre 2016 at 10:09 am  Dejar un comentario  
Tags: , ,

Pelea la Buena Batalla

crxlgi-ueaawvky

Como parte del ejército de Cristo, usted marcha en las filas de aguerridos espíritus. Cada uno de sus soldados compañeros es el hijo de un Rey. Algunos, como usted, están en medio de la batalla, asediado por todos lados por la aflicción y la tentación. Otros, después de muchos asaltos, rechazos y ofensivas de su fe, están ante los muros del cielo como conquistadores. Desde allí miran hacia abajo y exhortan a sus camaradas en la tierra . . . “Luchen hasta la muerte y la ciudad es su propiedad, ¡como ahora es nuestra!”

–William Gurnall,
(1616 – 1679)

Tempestades y Virtudes

spacership_stormLas aflicciones
extraordinarias
no siempre vienen
para castigar pecados
extraordinarios,
sino que a veces
vienen para
poner a prueba
virtudes
extraordinarias.
      –Matthew Henry

A %d blogueros les gusta esto: