Mirando y Olvidando

rR_mvfPI

Porque si alguno es oidor de la Palabra 
pero no hacedor de ella, éste es semejante 
al hombre que considera en un espejo 
su rostro natural . . . y luego 
olvida cómo era.

–Santiago 1:23,24

Es Nuestra Historia

spacerdoor 2 copy 2  
Como cristianos
no contemplamos
la Biblia desde afuera.
Vivimos en ella.
Es nuestra historia.

–Lesslie Newbigin

El Peligro de Leer la Biblia

La lectura

Nutriendo al espíritu

CHI-05-MH0001-01P

Desead, como niños recién nacidos,
la leche espiritual no adulterada,
para que por ella crezcáis
para salvación.

–1 Pedro 2:2

Leer para oír

rokastwo

La lectura de la Palabra
tiene como propósito
oír la voz de Dios
hablándonos.

–Eugene Peterson

Imagen: rokoko

Un sitio de paz

CWAF

Mucha paz tienen
los que aman tu ley,
Y no hay para ellos
tropiezo.

–Salmos 119:165

Published in: on 29 enero 2014 at 5:01 am  Dejar un comentario  
Tags: ,

Una dieta láctea

Chimp_Feeding_a_Baby_Tiger_ga copy 2

Les di leche porque
no podían asimilar
alimento sólido,
ni pueden todavía, pues
aún son inmaduros.

–1 Corintios 3:2-3 (NVI)

Hambre espiritual

Jess+the+ultimate+Springer+Spaniel+Sheep+Dog+with+bottle+of+milk+feeding+the+orphaned+lamb+called+Shaun+in+Devon2

Como bebés recién nacidos,
deseen con ganas
la leche espiritual pura
para que crezcan
a una experiencia plena
de la salvación.
Pidan a gritos
ese alimento nutritivo.

–1 Pedro 2:2 (NTV)

Más allá del libro

bible-image

La Palabra de Dios no es algo que poseo. Las palabras impresas en las páginas de mi Biblia dan testimonio a la revelación viva y activa del Dios creador y salvador, del Dios de amor que llegó a ser el Verbo hecho carne en Jesús, y debo tener mucho cuidado de nunca olvidar eso. Si en mi lectura de la Biblia pierdo contacto con Su viva realidad, si dejo de prestar oídos a este Jesús viviente, a someterme a su señorío y a responder a su amor, entonces me vuelvo arrogante en mi conocimiento e irreal en mi conducta.

–Eugene Peterson
Eat This Book

Lo importante está claro

Light in Forest

“Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre…” (Dt. 29:29)

Esta Escritura señala dos categorías de temas: las cosas secretas y las reveladas. Hay muchos temas sobre los que tenemos poca luz. Estas cosas secretas no nos han sido dadas—pertenecen a Dios, y debemos reconocer que Él es el propietario de ellas. Por otro lado, hay verdades que Dios ha revelado claramente. Estos temas se fundamentan, no sobre uno o dos versos, sino que cuentan con una amplia base bíblica. Son doctrinas que debemos creer y afirmar.

El problema surge cuando se maneja con dogmatismo conceptos discutibles sobre los que tenemos escasa revelación. Cuando existe diversidad de posiciones entre cristianos a menudo es porque Dios no ha visto conveniente darnos plena luz al respecto. No satisfecho con eso, alegremente sacamos conclusiones claras y concretas en base a información parcial. Nos dejamos seducir por la tentación de figurar como quien “posee la verdad.” Terminamos manejando “las cosas secretas” de Dios como si fueran “cosas reveladas”. Nos adueñamos de lo que no nos ha sido dado. Con frecuencia el resultado es disensión, conflicto, y división.

Si estos temas tuvieran vital importancia para nosotros, ¿acaso Dios no nos hubiera proporcionado mayor luz al respecto? Y si el Señor no se ha preocupado de hacerlo, ¿por qué entrar en debates y divisiones sobre el asunto? ¿No sería mejor reconocer nuestras limitaciones en cuanto a “las cosas secretas” y manejar estos puntos con mayor humildad, madurez, y respeto? Anthony de Mello nos recuerda que “la sabiduría aumenta en proporción a la percepción de nuestra ignorancia.” Haremos bien en prestar atención a la advertencia del apóstol Pablo en 1 Co. 8:2: “Y si alguno se imagina que sabe algo aún no sabe nada como debe saberlo.”

Un hombre sabio dijo:
“Lo que es importante está claro.
Lo no está claro no es importante.”

Hay mucha enseñanza bíblica que es absolutamente clara. Pidamos a Dios la gracia de caminar con firmeza en esa luz. En las áreas donde existe menos claridad, tengamos cuidado que nuestras opiniones no se conviertan en dogmas. Reconozcamos nuestras severas limitaciones, y prestemos mayor atención a “las cosas reveladas.” Eso nos dará bastante que hacer hasta aquel día cuando dejemos de ver oscuramente y “veremos cara a cara”.

–Jorge Schulz

Published in: on 8 agosto 2013 at 6:20 am  Dejar un comentario  
Tags: , , , ,

Un espacio de encuentro

Garden of colour

La meta de la lectura
de la Biblia no es comprender,
sino permitir que el texto
crea un espacio de encuentro
con el Dios viviente.

–Jonathan Martin

Cómo estudiar la Biblia

apple tree

Primero yo sacudo todo el árbol, para que caiga la fruta más madura. Después subo y sacudo cada gajo y luego cada rama y luego cada ramita y miro debajo de cada hoja.

–Martín Lutero

Published in: on 24 junio 2013 at 7:16 am  Dejar un comentario  
Tags: , ,

El objetivo

young_man_reading_

Nuestro objetivo no es
conocer el libro del Señor;
es conocer al Señor del libro.

–Rick Joyner

Las Escrituras apuntan a Él

37932-1920x1200

Yo no me acerco a la Escritura
buscando principios que debo cumplir.
Me acerco a las Escrituras buscando
una Persona a quien conocer,
un Señor a quien adorar,
y un Rey a quien servir.

–Stephen Crosby

El propósito de la Biblia

Las Escrituras son lo que Dios usa para atraernos hacia Él. Las Escrituras nacieron de Dios, fluyen hacia Cristo, y nos fueron dadas para conducirnos a Cristo. Tú debes, por lo tanto, ir por las Escrituras, como siguiendo a una línea hasta llegar a Cristo, quien es el fin del camino y el lugar de reposo.

–William Tyndale
(c. 1492 – 1536)

Published in: on 17 julio 2012 at 5:53 pm  Dejar un comentario  
Tags: , , ,

La verdad es una Persona

La palabra de Dios afirma que la verdad nos hará libres, pero cuántas veces la verdad para nostros no pasa de ser una mera doctrina. Nuestros ojos no han sido abiertos para ver a Cristo.

–Watchman Nee

No dejarse distraer

El Camino no es un principio o una fórmula, sino una Persona. Caminar en la Verdad no es asimilar y ponerse de acuerdo con ciertas verdades espirituales, más bien es seguir a una Persona…

Nuestra meta va más allá
de conocer el libro del Señor;
es conocer al Señor del libro.

Podemos memorizar la Biblia sin conocer a la Palabra Misma. Jesús es la Verdad . . . Nunca más debemos permitir que nosotros seamos distraídos de la sencillez de la devoción a Cristo Mismo.

–Rick Joyner

La Biblia, el pesebre y Cristo

Martín Lutero dijo que la Biblia es el pesebre en el cual se encuentra a Cristo. Sin el pesebre no encontrarás a Cristo, pero no debes confundir a Cristo con el pesebre. Amamos la Biblia porque en ella encontramos a Jesús, pero no sostenemos una relación con un libro, sino con la Palabra viva, Jesucristo.

–Derek Flood

La Biblia nos conduce a Él

Nuestra vida no proviene de la Biblia; proviene de Jesús. Aquellos que escribieron la Biblia escribieron para dar testimonio de Él. Los profetas del Antiguo Testamento señalaron hacia adelante a Él; los autores del Nuevo Testamento nos dirigen hacia atrás a Él. Si hemos de entender lo que ellos escribieron, debemos encontrar a Aquel a quien ellos encontraron.

–Francis Frangipagne

La Revelación de Dios

La Revelación de Dios
no es un libro o una doctrina,
sino una Persona viviente.

–Emil Brunner
(1889 – 1966)

El tema central

Cristo no es otro personaje en la Biblia. Él no es los capítulos 23-25 en una novela de 30 capítulos. Él es la novela. Él es el único personaje que necesitamos conocer. El libro entero tiene que ver con presentárnoslo en cuadros y lenguaje que podemos entender.

–Michael Spencer

La Verdadera Palabra

No es la Biblia, sino Cristo Mismo, quien es la verdadera Palabra de Dios. La Biblia, leída en el espíritu correcto y con la guía de buenos maestros nos conducirá a Él.

–C. S. Lewis

La letra y el espíritu

Hay una gran línea divisoria en el cristianismo de hoy: está trazada entre los que están ocupados con la letra de la escritura y los que están ocupados con su espíritu—o en otras palabras, entre los que están ocupados con las doctrinas de santidad y los que están ocupados con la persona de Jesús Mismo.

Mientras más contemplen los creyentes la letra, más habrá un velo sobre sus ojos, que no les permitirá ver al Señor. Dios quiere que veamos la luz de Su gloria en la faz de nuestro Señor Jesucristo.

–Zac Poonen

Cristo céntrico

Nuestras iglesias suelen enfatizar el hecho de estar centradas en la Biblia. Preferería que seamos centrados en Cristo. Necesitamos saturarnos de la Biblia, pero la Biblia nos llama a ser Cristo-céntricos. Él es el asunto central.

–adaptado de Glen Scrivener

“Que prediques la Palabra;
que instes a tiempo
y fuera de tiempo…”

–II Timoteo 4:2

Published in: on 4 marzo 2012 at 8:11 am  Dejar un comentario  
Tags:
A %d blogueros les gusta esto: