Un Cristo que Asombra y Asusta

Christ 10BUna y otra vez en sus parabolas, sermones y acciones Jesús nos asusta. Las cosas no están como deben ser. Las historias no terminan como esperábamos. Los Buenos terminan siendo los Malos. Aquellos que tenían que ser premiados son castigados. Las cosas salen al revés. La paradoja, la ironía y la sorpresa aparecen a cada paso en la vida de Jesús. Los últimos son los primeros. La gente inmoral recibe perdón y bendición. Los mayores se vuelven como niños. Los religiosos pierden el banquete. Los piadosos reciben maldiciones. Las cosas simplemente no están como pensamos que debían ser. Nos quedamos desconcertados, perplejos, y más que todo sorprendidos. Nos toma desprevenidos. Retrocedemos asombrados. No sabemos si debemos reír o llorar. El reino nos sorprende vez tras vez al volcar nuestro mundo patas arriba.

–Donald B. Kraybill

Anuncios

Una manada sin miedo

2e973e3f

No tengan miedo,
mi rebaño pequeño,
porque es la buena
voluntad del Padre
darles el reino.

–Lucas 12:32

Published in: on 24 mayo 2015 at 6:19 pm  Dejar un comentario  
Tags: , , ,

El reino es de los niños

diversion_tercera_edad copy

Entonces dijo:
—Les aseguro que
a menos que ustedes cambien
y se vuelvan como niños,
no entrarán en el reino
de los cielos.

–Mateo 18:3 (NVI)

Un reino subversivo

Autumn-Dreams-by-Robin-Halioua 2

¿Por qué viene Dios bajo disfraz a este mundo ocupado por el enemigo para comenzar una especie de sociedad secreta para socavar al demonio? ¿Por qué no viene con fuerza, invadiéndolo? ¿Será que no es lo bastante fuerte? Bueno, los cristianos piensan que va a venir con fuerza; no sabemos cuándo. Pero podemos conjeturar por qué se está demorando: desea darnos la oportunidad de ponemos libremente de su lado . . .

Dios invadirá. Pero me pregunto si quienes piden a Dios que interfiera abierta y directamente en nuestro mundo se dan bien cuenta de cómo serán las cosas cuando lo haga. Cuando eso suceda, es el fin del mundo. Cuando el autor sale al escenario, la obra ya ha concluido.

–C. S. Lewis

Imagen: Robin Halioua

La única clave

No tengo ningún secreto para la Vida Cristiana, sino Cristo. No tengo ninguna clave, sino Cristo. No tengo ninguna técnica, sino Cristo. No tengo ninguna vida, sino Cristo — porque ya no vivo yo, mas Cristo vive en mí (Gálatas 2:20a). En Él, por Él, a causa de Él . . . podemos entrar al Reino.

–Chip Brogden

A %d blogueros les gusta esto: