La Ausencia de Aceite

1

Toda expresión de piedad
que no se deriva de Cristo . . .
es, en el mejor de los casos,
como una lámpara sin aceite.

–John Newton, (1725–1807)

Anuncios

Teología turbia

images

Creo que el momento
en que dejemos de enfocarnos
en Jesús mismo, nuestra teología
comienza a ponerse turbia.

–Charles Schulz

El propósito de la Biblia

Las Escrituras son lo que Dios usa para atraernos hacia Él. Las Escrituras nacieron de Dios, fluyen hacia Cristo, y nos fueron dadas para conducirnos a Cristo. Tú debes, por lo tanto, ir por las Escrituras, como siguiendo a una línea hasta llegar a Cristo, quien es el fin del camino y el lugar de reposo.

–William Tyndale
(c. 1492 – 1536)

Published in: on 17 julio 2012 at 5:53 pm  Dejar un comentario  
Tags: , , ,

Encontrando el Centro

Sólo existe un centro seguro y certero de la experiencia cristiana, doctrina y testimonio—y es Jesucristo. Ubícate en cualquier otro punto, y por más bueno que sea, te volverás desequilibrado. Ubícate con Él y mantendrás tu equilibrio, porque todos las cosas en Él subsisten.

–Vance Havner

Es tiempo de volver a JESÚS

  • Cuando hemos adquirido mucho conocimiento doctrinal y nos hemos profundizado notoriamente en la verdad, descuidando en el proceso el amor — es tiempo de volver a JESÚS.
  • Cuando hemos predicado nuestra línea, nuestra teología y hemos defendido y promovido nuestras posiciones e interpretaciones hasta perder de vista que la verdad es una Persona — es tiempo de volver a JESÚS.
  • Cuando hemos creído ser los mejores, los más fieles a la Biblia, los más escriturales hasta volvernos excelentes fariseos — es tiempo de volver a Aquel que fue enemigo de la religiosidad — es tiempo de volver a JESÚS.
  • Cuando nos hemos alejado de todos los que tienen errores doctrinales y prácticas cuestionables hasta quedarnos con el remanente más santo — es tiempo de volver al Amigo de los pecadores — es tiempo de volver a JESÚS.
  • Cuando nos hemos vuelto diestros en detectar las fallas de otros, en identificar sus errores y defectos, sin tener lágrimas en los ojos o dolor en el corazón, es tiempo de volver a Aquel que un día lloró sobre Jerusalén — es tiempo de volver a JESÚS.
  • Cuando nos gloriamos en nuestra afiliación eclesiástica, y nos jactamos de nuestro grupo, creyendo ser superiores a los demás, es tiempo de volver a Aquel que anduvo considerando “a los demás como superiores a él mismo” — es tiempo de volver a JESÚS.
  • Cuando nos encontramos enfocados en una doctrina, en un formato, en una línea, en un sistema, o en cualquier otro asunto secundario, es tiempo de volver al Centro — es tiempo de volver a JESÚS.
Published in: on 23 diciembre 2009 at 9:38 pm  Dejar un comentario  
Tags: ,
A %d blogueros les gusta esto: