Gracia, gozo y gratitud

2014-01-01-looking out-crop-windows on right-640x480

Debemos recordar una cosa: lo peor que puede pasar a nuestro cristianismo es que se convierta en algo que damos por sentado… La maravilla del obrar de la gracia de Dios en nuestra vida no cautivará de verdad nuestro corazón a menos que vivamos agradeciéndole cada día. Sólo aquel que da gracias retiene en sus pensamientos el asombro del amor paternal de Dios. Y él que mantiene este asombro en sus pensamientos mantiene la misma fuente y frescura de su fe cristiana. Él echa mano, cada día y cada noche, a un gozo vivo en su Señor y Salvador.

–Helmut Thielicke
(1908-1986)

Imagen por: Jeremy Sutton

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: