Un solo mensaje

230047_491856177504273_1926149290_n

Todo lo que Jesús
hizo y dijo y sufrió
no es más que una serie
de afirmaciones que reiteran
vez tras vez una sola cosa:
“El Padre te está
buscando.”

–Helmut Thielicke
(1908 – 1986)

Anuncios

Gracia, gozo y gratitud

2014-01-01-looking out-crop-windows on right-640x480

Debemos recordar una cosa: lo peor que puede pasar a nuestro cristianismo es que se convierta en algo que damos por sentado… La maravilla del obrar de la gracia de Dios en nuestra vida no cautivará de verdad nuestro corazón a menos que vivamos agradeciéndole cada día. Sólo aquel que da gracias retiene en sus pensamientos el asombro del amor paternal de Dios. Y él que mantiene este asombro en sus pensamientos mantiene la misma fuente y frescura de su fe cristiana. Él echa mano, cada día y cada noche, a un gozo vivo en su Señor y Salvador.

–Helmut Thielicke
(1908-1986)

Imagen por: Jeremy Sutton

Nos buscó primero

Autumn road 3

No buscaríamos
en absoluto a Dios,
si antes Él no nos
hubiera encontrado;
no le amaríamos,
si antes Él no nos
hubiera amado . . .

–Helmut Thielicke
(1908 – 1986)

Lo que nos hace valiosos

Stephen Darbyshire-paisaje-con-jarrones (5)

Dios nos ama,
no porque somos
tan valiosos;
más bien somos
valiosos porque
Dios nos ama.

–Helmut Thielicke
(1908 – 1986)

Imagen: Stephen J. Darbishire

Published in: on 4 marzo 2014 at 4:49 pm  Dejar un comentario  
Tags: , ,

Amor incomprensible

303585_9aecf7670777473b82c416840346719d_large

Este Dios distante se ha acercado a ti en amor incomprensible. Cuando tú no podías alcanzarle a él, él te alcanzó a ti. Cuando tú no podías buscarle a él, él te encontró a ti. Cuando tú le perseguías a él, él te amó a ti.

–Helmut Thielicke

La mejor noticia de todas

Joy

Estas nuevas (del evangelio) son tan buenas
que nunca las hubiésemos imaginado.

Son nuevas que nos dejarían atónitos si pudiésemos oírlas por primera vez como una noticia que todo acerca de Dios es tan completamente diferente a lo que pensábamos o temíamos. Son nuevas que Él ha enviado a su Hijo a nosotros y nos está invitando a compartir su gozo indecible.

–Helmut Thielicke
(1908 – 1986)

A %d blogueros les gusta esto: