Amados Por Abba

Hugged by Christ 2

Jesús llamaba Padre a Dios. Pero empleó una palabra que nadie había usado jamás, completamente ignorado en el Antiguo Testamento y en la literatura judía paralela: Abba. Es un diminutivo infantil… Con ese vocablo expresaba él no sólo su condición filial, sino también su peculiar conciencia eterna, de su existencia “en el seno del Padre”.

Al decir Abba, Jesús manifestaba plenamente el secreto de su persona, se definía a sí mismo exhaustivamente. Esa palabra [es] sin duda, la más densa, la más grave, la más importante de las Escrituras…

decorative divider 2

Ahora bien, dicha palabra será la que, por voluntad de Jesús, deberán usar también sus seguidores cuando se dirijan a Dios (Mt. 6:9). Lo cual supone que los hombres han sido elevados a esa misma condición de hijos con esas mismas connotaciones. “Habéis recibido un Espíritu que os hace hijos adoptivos y os permite decir Abba” (Rom 8:15; Gál 4:6). Por consiguiente, ya esta palabra no sólo expresa la naturaleza del Primogénito; al ser repetido por nosotros, atestigua nuestra plena identificación con él…

–José María Cabodevilla,
El Padre Del Hijo Pródigo

Anuncios

Misericordia potente

9

La Escritura emplea diversas expresiones para designar esa operación misericordiosa de Dios. Dios borra los pecados, los destruye, los elimina (Is. 43:25; Jn. 1:29; Hch. 3:19; Heb. 9:28; 1 Pe. 2:24). Los hace desaparecer como un viento que barriera las nubes y dejara el cielo totalmente despejado (Is. 44:22). Otra imagen muy ilustrativa es la de “lavar” (Sal. 51:4,9; Jer. 4:14; 33:8; Ef. 5:25-; Tit. 3:5; Heb. 1:3); aquello que antes era rojo como la púrpura, quedará blanco como la nieve (Is. 1:18). Dios ha sepultado nuestras culpas bajo tierra (Sal. 32:1; 85:3) o las ha arrojado al fondo del mar (Miq. 7:19).

Monday-Blues----by-Saint-Claire-Studio---Simply-Beautiful-Photos-qpps_454583450836768.LG copy

Frecuentemente se lee que Dios olvida los pecados del hombre (Sal. 25:7; 79:8; Is. 43:25; 64:8; Ez. 18:22; Jer. 31:34). Pero ¿qué quiere decir que Dios olvida?, ¿cómo podría olvidar él, ante cuyos ojos todo está presente, tanto el pasado como el futuro? Pues bien, Dios olvida los pecados; la expresión es tan fuerte, tan violenta, tan contradictoria, que habría que interpretarla así: Dios hace que lo que sucedió no haya sucedido.

–José María Cabodevilla
El Padre del Hijo Prodigo

Ocurrió al revés

ProdigalSon1670 B

Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó. (Lucas 15:20)

Un padre tiene que ser razonable y debe en todo momento preservar su dignidad. ¿Adelantarme yo para recibir a mi hijo para darle la bienvenida? No sería lógico. Ni tampoco pedagógico. Sería quitar importancia al gravísimo pecado que cometió cuando se marchó de casa. Sería tratar al desertor como si viniera de haber cumplido alguna heroica misión. Debo evitar esa imagen tan equívoca. Me alegra profundamente su regreso, pero no puedo permitir que mis sentimientos me traicionen. Le perdonaré, desde luego. Soy un padre que ama a sus hijos. Pero le esperaré sentado en mi aposento, y él tendrá que venir hasta mí.

Return-of-the-Prodigal-Son copy

Ha de mostrarse arrepentido y confesar su pecado y pedirme perdón con humildad. Después habrá una pausa. Y después hablaré yo. Le perdonaré sinceramente, pero antes tengo que manifestar el hondo disgusto que me produjo su marcha, tengo que hacerle comprender la magnitud de su infidelidad; eso le servirá de advertencia para lo sucesivo. Si no muestra explícitamente un propósito de enmienda, le exigiré que lo haga. Después le concederé el perdón. Un perdón dignamente otorgado y humildemente recibido, como debe ser.

Ya se sabe, todo ocurrió exactamente al revés.

–José María Cabodevilla
El Padre del Hijo Pródigo

El asunto central

Dios es amor. A partir de esta definición habrá que replantear todos y cada uno de los atributos de Dios como simples cualidades de su amor. Dios es omnipotente: su amor lo puede todo. Dios inmutable: su amor es fiel. Dios es perfecto: su amor es total. Dios es eterno: su amor no tiene principio ni fin. Dios es misericordioso: su amor es consecuente.

–José María Cabodevilla

Published in: on 23 febrero 2012 at 9:09 am  Dejar un comentario  
Tags: ,
A %d blogueros les gusta esto: