Gracia Destilada y Pura

9d3cb45da35d4cef13ab59d50077a500La Reforma fue una época en que los hombres se cegaron, se embria-garon porque descubrieron, en el polvoriento sótano de la parte final de la Edad Media, una preciosa bodega que tenía mil quinientos años, con doscientas botellas de gracia, de Escritura pura y destilada.

Con sólo beber un sorbo, todos se convencían de que Dios nos salva, sin condición. La palabra del evangelio—después de tantos siglos de intentar llegar al cielo preocupándose por su autoperfeccionamiento—repentinamente resultó ser el llano anuncio de que los salvos ya estaban en casa, antes de partir . . .

–Robert F. Capon

Anuncios

Una Bodega de Gracia

old-wine-cellar

La Reforma fue una época en que los hombres se cegaron, se emborracharon porque descubrieron, en el polvoriento sótano de la parte final de la Edad Media, una preciosa bodega que tenía mil quinientos años, con doscientas botellas de Gracia, de Escritura pura y destilada.

Con sólo beber un sorbo,
todos se convencían de que
Dios nos salva, sin condición.

La palabra del Evangelio – después de tantos siglos de intentar llegar al cielo preocupándose por el éxito de su auto-perfeccionamiento – repentinamente resultó ser el llano anuncio de que los salvos estaban en casa, antes de partir… La Gracia debía beberse pura: sin agua, sin hielo, y por cierto, sin ningún tónico; ni la bondad, o la maldad, o las flores de la primavera de la superespiritualidad, podían entrar en el asunto.

–Robert Farrar Capon

A %d blogueros les gusta esto: