Un aparente fracaso

stillness

Nuestro Señor murió un aparente fracaso, desacreditado por los líderes religiosos, rechazado por la sociedad, y abandonado por sus amigos. El hombre que ordenó su crucifixión fue un estadista exitoso . . . Fue necesaria la Resurrección para demostrar cuán gloriosamente Cristo había triunfado y cuándo trágicamente el gobernador había fracasado.

–A. W. Tozer

A %d blogueros les gusta esto: